Preguntas

Preguntas que hacen las Madres

preguntas
¿Cuándo debería empezar a amamantar a mi bebé?
Ofrece pecho a tu bebé tan pronto sea posible después del nacimiento. Empezar la lactancia en la primera hora de vida es importante. Sus instintos al nacer llevan a tu bebé al pecho. Tal como cualquier mamífero, el bebé humano está programado para mamar. Además de fortalecer el vínculo entre ustedes, amamantar en la primera hora tras el parto ayuda a tu útero a contraerse y volver a su estado pre embarazo. ¡Amamanta pronto!
¿Cuándo tendré leche?
Durante los primeros días estás produciendo una leche llamada calostro, una sustancia magnífica e irreemplazable que provee anticuerpos para tu bebé para protegerlo de infecciones y ayudarlo a madurar su tracto digestivo. La cantidad es poca, pero también recuerda que el estómago de tu bebé es del tamaño de una canica, o sea que lo que cabe ahí adentro no es mayor a 5-7ml. Tu calostro es exactamente lo que necesita en las cantidades justas. ¡Amamanta mucho!
¿Cada cuánto tiempo debería amamantar?
Amamanta cada vez que notas que tu bebé manifiesta señales de hambre. Esto es clave para tener una producción de leche adaptada a la necesidad de tu bebé. Mientras más amamantas, más leche tendrás. Típicamente los recién nacidos maman entre 8 a 12 veces cada 24 horas y los intervalos suelen ser variables. Recuerda que el llanto es una señal tardía del hambre. Cuando notes que tu guagua se lleva las manitos a la boca o notas actividad a nivel de su boquita, es tiempo de ofrecerle el pecho.
¡Amamanta seguido!
¿Cuánto tiempo debe mamar en cada pecho?
¡Todo el tiempo que quiera! El bebé debe mamar hasta soltar el pecho solito. A partir del tercer día, cuando ocurre la bajada de la leche, la composición de la leche cambia y no es pareja durante toda la mamada; la leche que sale al inicio de la toma tiene más agua y azúcares mientras que la leche que sale cuando el pecho está casi vacío es una leche más rica en ácidos grasos muy importantes. Si cambias de pecho sin dejar que tu bebé tome toda la leche, puede que no reciba la leche más grasa y eso puede hacer que no aumente de peso lo suficiente. Además puede resultar que tenga hambre muy seguido. La leche más grasa es la que lo deja satisfecho por más tiempo.
¿Qué hago si mi bebé queda satisfecho con un solo pecho?
Eso suele pasar en las primeras semanas. Los recién nacidos piden pecho muy a menudo así que en la próxima mamada simplemente le ofreces el otro pecho. Llegará el día en que tu bebé te mostrará que quiere también el otro pecho. La clave es observar a tu bebé.
Mi bebé es muy dormilón y no pide pecho ¿Qué hago?
Durante las primeras 2 semanas, es importante ofrecer el pecho muy a menudo. Esto también ayuda a mantener y/o aumentar tu producción de leche. Durante el día es conveniente despertar a tu bebé si pasa más de 3 horas sin mamar. Para lograr despertarlo, puedes empezar por desabrigarlo o cambiar su pañal. Si no consigues despertarlo puedes dejarlo en pañal y colocarlo piel a piel con tu cuerpo, entre tus pechos (sin ropa). Este es el hábitat de tu bebé y debería ayudar a despertar sus reflejos. Ten paciencia. Si no consigues que despierte, puedes extraerte un poco de leche en una cucharita y mojarle los labios con la leche. Eso suele ser suficiente para que muestre interés. El objetivo es dar de mamar entre 8-12 veces cada 24 horas en los primeros meses. Las mamadas de noche son muy importantes en los primeros meses de lactancia.
Es la segunda noche y mi bebé no para de llorar ¿Qué le pasa?
Los recién nacidos suelen estar muy tranquilos las primeras 24 horas; toman pecho y duermen. De pronto algo cambia. Alrededor de las 48 horas es como si tuviéramos otro bebé, ¡no deja de llorar! Después de recuperarse del parto, tu bebé ya se está dando cuenta de que ya salió del útero. Echa de menos los sonidos familiares y tranquilizadores que venía escuchando en tu vientre durante la gestación. Además ahora le pusieron ropa, quizás hasta le escondieron sus manos con mitones, lo dejan en una cuna, quizás lo han pinchado. Todo es estresante; los ruidos, las luces, la gente…y cada vez que lo alejas de tu pecho, entra en pánico. Lo pones al pecho, se calma, se duerme y cada vez que intentas devolverlo a la cunita, se pone a llorar para volver a tu lado. En este momento, muchas madres se preguntan si el bebé estará con hambre, si ellas tendrán suficiente leche. ¡No es eso! Lo que quiere tu bebé es sentirse en “casa” y lo más cercano a su antigua “casa” es estar contigo, oler tu piel, escuchar tu corazón, Mamita. Si lo dejas contigo y esperas que caiga en un sueño profundo (lo que suele demorar unos 30 minutos), podrás dejarlo en la cuna si deseas pero no hay ningún problema en que se quede contigo. Probablemente a ti te encanta tenerlo pegadito a ti, es instintivo, es natural y lo mejor es que eso es justamente lo que tu bebé necesita.
¿Cómo saber si mi bebé está tomando lo suficiente?
Además de observar a tu bebé cuando succiona, ver la pausa en su mentón cuando traga y quizás escuchar un sonido al deglutir, también hay otros indicadores para saber si está tomando suficiente leche:
  • Color de las deposiciones: desde el primer día evacuará meconio, que es una sustancia negra o café muy oscuro. Luego pasando los días las deposiciones deberían cambiar de color pasando por verde y luego verse amarillo mostaza (alrededor del tercer o cuarto día).
  • Cantidad de las deposiciones: El primer día debería tener una (1) deposición, dos (2) el segundo día y a partir del tercer día debería tener tres (3) o más deposiciones. Un bebé de una semana puede tener deposiciones después de cada mamada.
  • Pañales mojados: El primer día debería tener un (1) pañal mojado, dos (2) pañales mojados el segundo día, tres (3) el tercer día y cuatro (4) o más a partir del cuarto día. Un bebé de una semana debería mojar entre 6-8 pañales cada 24 horas.
  • Aumento de peso: Durante los días postparto es posible que tu bebé baje de peso, sin embargo, no debería bajar más del 7% de su peso de nacimiento. Si esto ocurre, puede indicar que hay problemas en la lactancia. Tu bebé debería haber recuperado su peso de nacimiento a más tardar a los 15 días. De 0 a 4 meses, los bebés deberían aumentar entre 22g-34g por día. Si esto no ocurre, busca ayuda a la brevedad.

¿Cuándo me va a bajar la leche?
La bajada de la leche suele ocurrir a las 72 horas después del parto, pero puede tardar un poco más. A partir del segundo día, podrás notar cambios en el color de tu leche, pasando de amarillento (calostro) a más blanco cuando está cambiando a leche madura. . Mientras más amamantas a tu bebé en los primeros días, más rápido suele ocurrir la bajada de la leche y mayor producción tendrás para los meses siguientes. Amamanta a tu bebé muy seguido, cada vez que quieras hacerlo y cada vez que tu bebé quiera mamar.
¡Hoy me bajó la leche y no sé qué hacer con estos pechos tan duros!
Es posible que tu bajada de leche haya sido muy abundante y de pronto sientes molestias y congestión mamaria. La naturaleza es muy sabia y usualmente las madres tenemos más leche de lo que el bebé puede consumir. Acá comparto unas ideas para resolver el problema de congestión.
  • ¡Amamanta a tu bebé! Es la solución más eficaz.
  • Aplica frío localizado después de las mamadas para desinflamar. Puedes colocar hojas de repollo limpias y enfriadas durante 20 minutos.
  • Toma una ducha y deja que la leche escurra sola mientras te relajas.
  • Si tu bebé no logra afianzarse en el pecho por la hinchazón, sácate un poco de leche para ablandar la zona de la areola e intenta afianzarlo nuevamente.

Verás que al cabo de un mes tu cuerpo estará a la par de las necesidades de tu bebé y no seguirás produciendo todo este excedente de leche de las primeras semanas. Por eso es muy importante amamantar a libre demanda, cada vez que tu bebé quiera mamar. No restrinjas su acceso al pecho, dale cada vez que quiera. Así producirás toda la leche que tu bebé necesita. Después del primer mes sentirás tus pechos más blandos y eso es normal. Significa que tú y tu bebé ya están en sintonía. La oferta se adaptó a la demanda.

¿Cuáles son los cuidados que debo tener con mis pezones?
Los pezones no requieren preparación durante el embarazo ni cuidados especiales durante la lactancia. Recuerda que la lactancia no debe doler. No necesitas ninguna crema y la ducha diaria es suficiente para el aseo. Lo más importante para que tus pezones se mantengan sanos es que tu bebé tenga un agarre adecuado al pecho. Puedes hidratar tus pezones con tu propia leche: sácate unas gotitas después de dar pecho y aplica en el pezón.
¿Qué hago si me duelen los pezones?
Muchas madres sienten una leve molestia en los primeros días al poner su bebé al pecho.
Sentir DOLOR no es normal y aún menos grietas. Dar pecho no debe doler y un buen indicador es que si no puedes conversar mientras tu bebé está en el pecho, es señal de que debes obtener ayuda a la brevedad. Una de las causas más frecuente de dolor persistente es un agarre al pecho deficiente. No dudes en consultar si quieres evaluar la causa del dolor.
¿Cómo saber si mi bebé tiene un buen agarre al pecho?
El agarre deficiente suele provocar dolores a la madre. Además, un bebé que no tiene buen agarre al pecho no puede transferir la cantidad de leche suficiente y finalmente se traducirá en aumento de peso insuficiente. Acá comparto unas pautas para afianzar tu bebé al pecho:
  • Desabrígalo un poco, el contacto contigo será suficiente para darle calorcito.
  • Ubica su cuerpo de forma que su nariz esté a la altura de tu pezón.
  • Asegúrate que no gira la cabeza para llegar al pecho.
  • Roza la parte debajo de su nariz con tu pezón para que abra su boquita
  • Cuando abra bien grande acércalo rápidamente (no te inclines hacia él sino que atráelo hacia ti).
  • Asegúrate que su cuerpo está alineado, sin girar la cabeza, vientre a vientre contigo.
  • Sus labios estarán abiertos hacia afuera, su mentón pegado a tu pecho y su nariz debería estar libre.

Siguiendo estas pautas para corregir el afianzamiento, el dolor debería desaparecer.
Si persiste el dolor, hay que investigar otras causas. Consulte a la brevedad.

De pronto mi bebé está pidiendo pecho cada rato: ¿Qué le pasa?
Días enteros de mucha frecuencia: Los bebés suelen pasar por periodos transitorios de alta demanda. Estos periodos ocurren alrededor de la tercera (3ª) y sexta (6ª) semana, luego ocurren nuevamente alrededor del tercer (3er) mes y sexto (6º) mes. No interpretes esto como falta de leche más bien entiéndelo como una petición de tu bebé de ponerlo más al pecho para que tu cuerpo produzca aún más leche. Seguir al bebé es una de las claves de la lactancia. Estos periodos suelen durar desde unos días a una semana. ¡Paciencia!

Ciertas horas del día con mucha frecuencia: Los recién nacidos suelen hacer mamadas “en racimo” es decir, mamar muy seguido durante ciertas horas del día y luego dormir varias horas. Esto es un comportamiento perfectamente normal del recién nacido, sin embargo asegúrate siempre que tu bebé tome pecho entre 8-12 veces cada 24 horas.

Si estás preocupada por la frecuencia de mamadas, consulta.

¿Estaremos malcriando a nuestro bebé si lo tenemos mucho en brazos?
No duden en tomarlo cada vez que quieran y cada vez que su bebé quiera estar en brazos. Ha estado acompañado durante alrededor de 9 meses y necesita sentirse seguro, necesita calor y cariño. El mundo es nuevo para él. Los necesita, es muy pequeño y depende 100% de ustedes para todas sus necesidades físicas y emocionales. Es bueno tenerlo pegado a sus cuerpos el mayor tiempo posible y eso no lo va a malcriar sino que le va a demostrar que están para cuidarlo y que puede confiar en sus padres. Se dice que los seres humanos necesitan 3 meses extra de gestación extra uterina, donde terminan de desarrollarse. La independencia es algo que no se puede forzar, en su momento su hijo irá transformándose del ser totalmente dependiente al niño independiente y seguro. Acojan esta necesidad inmensa que tiene ahora de estar con ustedes. Sigan sus instintos y disfruten estar juntos.

©2015 Nathalie Clermont